Libertad para tu Negocio

Tendencias de búsqueda

Ilusiones que limitan el aprendizaje en una empresa

Rogelio Solís Pineda
27 agosto, 2014

Los problemas de aprendizaje en una empresa pueden pasar desapercibidos. El primer paso para remediarlos consiste en comenzar a identificarlos. Si bien la experiencia directa constituye un potente medio de aprendizaje, cada uno de nosotros posee un “horizonte de aprendizaje”. Es decir, una anchura de visión en el tiempo y el espacio dentro de la cual evaluamos nuestra eficacia. Cuando nuestros actos tienen consecuencias que trascienden el horizonte de aprendizaje, se vuelve imposible aprender de la experiencia directa. Por eso, se pueden identificar 2 ilusiones que rezagan el aprendizaje en la empresa: 1.     La ilusión de “hacerse cargo”  Ser “proactivo” es un tema actual; los managers a menudo proclaman la necesidad de hacerse cargo al afrontar problemas dificultosos. Esto suele significar que debemos enfrentar estos problemas sin esperar a que alguien más los haga para evitar crisis futuras. La actitud proactiva se ve a menudo como un antídoto contra la actitud “reactiva” (esperar a que una situación se salga de control antes de tomar las medidas necesarias); pero, ¿emprender una acción agresiva contra un enemigo externo es de verdad un sinónimo de ser proactivo? 2.     La ilusión de que “se aprende con la experiencia”  Los ciclos son muy difíciles de ver; y por tanto, es difícil aprender de ellos si duran más de un año o dos. Tradicionalmente, las empresas intentan superar las dificultades instituyendo jerarquías funcionales que permiten intervenir con mayor facilidad. No obstante, las divisiones funcionales se transforman en feudos; lo que antes era una cómoda división del trabajo, ahora se transforma en una serie de “chimeneas” que impiden el contacto entre las funciones. Un dilema fundamental de aprendizaje que afrontan las empresas se aprende mejor de la experiencia, pero nunca experimentamos directamente las consecuencias de muchas de nuestras decisiones más importantes. Las decisiones más críticas de las empresas tienen consecuencias en todo el sistema y se extienden durante años o décadas. Actualmente, todos los empresarios y ejecutivos responsables de la gestión y resultados de una empresa deben profundizar y comprender perfectamente los beneficios que obtendrán al crear organizaciones inteligentes, dónde el tamaño o el giro en que participan no es lo que limita el aprendizaje, sino son los modelos mentales y la actitud lo que obstaculiza su implantación. No debemos olvidar que ya somos parte de una economía global y que los competidores  se han multiplicado, haciendo más difícil nuestra gestión.  

¿Encontraste útil este artículo?

Comparte en redes sociales

Artículos relacionados

Incentive a su personal con viajes
Mente Digital
9 mayo, 2017
Los viajes de incentivo son soluciones integrales efectivas para la motivación y el reconocimiento del desempeño de sus...

Colaboradores: