Libertad para tu Negocio

Tendencias de búsqueda

El empoderamiento del talento femenino

IPADE
9 febrero, 2016

Hablar de género en el mundo de negocios tiene implicaciones en la cultura organizacional: rompe barreras y permite el desarrollo de modelos organizacionales innovadores que responden a la diversidad globalizada. Hoy es necesario asumir la relación de complementariedad entre el hombre y la mujer, y así, resaltar los aportes de esta dinámica como un tema de negocios, de talento y de responsabilidad social. El futuro de las empresas actuales y globales depende de su capacidad de adaptación a un cambio cultural real.  El empoderamiento del talento femenino INTEGRAR A LA MUJER BENEFICIA A TODOS Las empresas y organismos internacionales se han dado a la tarea de promover y buscar soluciones integrales para el empoderamiento de la mujer. Para ello, llevan a cabo diversas acciones para incorporarlas a la vida laboral y fomentan que algunas organizaciones replanteen sus modelos de negocio y faciliten cambios en su cultura organizacional. La Organización de las Naciones Unidas, por ejemplo, –que lidera una iniciativa a nivel global para empoderar a la mujer en la empresa, los mercados y la sociedad– se sustenta en una serie de principios enfocados a lograr la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el lugar de trabajo, para promover su desarrollo profesional y personal de manera integral. A continuación los 7 principios para el empoderamiento de las mujeres UN Global Compact:
  1. Promover la igualdad entre mujeres y hombres desde la dirección al más alto nivel.
  2. Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa en el trabajo. Respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación.
  3. Velar por la salud, seguridad y bienestar de todos los trabajadores.
  4. Promover la educación, formación y desarrollo profesional de las mujeres.
  5. Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadena de suministro y marketing en favor del empoderamiento de las mujeres.
  6. Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y de cabildeo.
  7. Evaluar y difundir los progresos realizados en favor de la igualdad.
Por su parte, las empresas buscan integrar al talento femenino a partir de acciones y cambios en sus modelos de trabajo. Para empoderar a la mujer, la empresa muestra su contribución y reconoce su impacto en la compañía. Atraer y promover mujeres talentosas a las organizaciones genera beneficios en una doble vía, tanto para las firmas como para los colaboradores: Desde la empresa
  • Mayores utilidades, conciencia de riesgo y habilidad para sobrevivir a las crisis financieras.
  • Políticas que contribuyen a la salud individual y social de los colaboradores.
  • Mayor integración entre el trabajo y la familia, que favorece una alta productividad de los colaboradores y mejor calidad de vida.
  • Generar más compromiso.
  • Una gestión que refleja las competencias del siglo XXI: trabajo en equipo y toma de decisión participativa.
  • Una imagen pública más positiva hacia los clientes a través de una conciencia social.
Desde los colaboradores:
  • Atraer al mejor talento.
  • Disminuir los costos de rotación.
  • Reducir el ausentismo.
  • Obtener mejores resultados en la formación de los colaboradores.
  • Mejorar la toma de decisiones al contar con diversos equipos.
  DEJAR ATRÁS CIERTOS PARADIGMAS Hay mujeres que avanzan en vías de romper paradigmas, cambiar estereotipos que dificultan su permanencia y desarrollo en la vida laboral y familiar, y dejar atrás algunas creencias que –desde generaciones pasadas– quedaron inmersas en su forma de ser y actuar. Son ellas quienes, en el mundo corporativo, se convierten en “modelos de referencia” (role models) para otras mujeres; muestran cómo la incursión en la alta dirección sí implica renuncias, pero que, con el respaldo de sus propias decisiones y del apoyo de una familia, es posible avanzar en un ámbito donde puedan realizarse en el aspecto profesional. Por lo anterior y en aras de lograr una transformación real en el mundo corporativo y social, el reto, tanto para las mujeres como para los hombres consistirá: primeramente en trabajar en conjunto, con la finalidad de construir empresas y economías fuertes. En segundo lugar, es necesario que los varones trabajen para ser un advocacy (defensor) de la mujer y no un adversario, ya que ambos colaboran por mejores condiciones laborales y para construir sociedades en igualdad de oportunidades. Finalmente, hombres y mujeres deben formarse en la complementariedad y corresponsabilidad para que ambos tengan una participación en la vida familiar y laboral. Fuente: Bernal, María del Carmen y Moreno, Alejandra. ¿Por qué hacer visible el talento femenino? CIMAD 14N10, IPADE, octubre 2014.  

¿Encontraste útil este artículo?

Comparte en redes sociales

Artículos relacionados

Cómo incrementar la línea de crédito empresarial
Mamut
25 julio, 2019
Cuando una Empresa necesita contar con mayor solvencia económica para extender o renovar sus espacios de trabajo, abrir nuevas sucursales, iniciar nuevas líneas de negocio o abastecerse de más insumos...

Colaboradores: