Libertad para tu Negocio

Tendencias de búsqueda

Distintos, iguales y complementarios

IPADE
25 octubre, 2016

distintos-iguales-y-complementariosDesde hace algunas décadas ha aparecido en el debate sobre género, feminismo e igualdad, un tema central en distintos ámbitos, incluyendo el de la empresa y desde luego la persona, la complementariedad. ¿Qué significa complementariedad? Esta palabra es un anglicismo que hace referencia, de manera sintética, a una visión en la que hombres y mujeres son complementarios entre sí en sus diferentes roles y deberes. Esta postura difiere de dos conceptos anteriores: el feminismo radical y la perspectiva de género. Para la primera, la sexualidad ha sido un instrumento de opresión de la mujer, quien se encuentra relegada, atada al ámbito doméstico, al varón y al cuidado de los hijos. Para la perspectiva de género el hecho se centra en rechazar la idea de la diferencia natural, biológica o psicológica, entre el varón y la mujer. Las diferencias entre los dos géneros están basadas en roles culturales, aprendidos e incluso en estereotipos que han cambiado con el paso del tiempo. Por el contrario, el complementarismo o complementariedad, asume las diferencias biológicas entre varón y mujer, integra a su propuesta lo específico de cada uno de forma positiva en un equilibro armónico de posturas que se complementan y alimentan entre sí. Como bien menciona Carlos Goñi, “este nuevo feminismo resalta lo que es propio de la mujer, compromete al hombre en la construcción de un orden más justo y equilibrado y defiende la familia como ámbito de entrega, amor y solidaridad entre el hombre y la mujer”.[1] Finalmente, la complementariedad nace de la idea de que tanto varones como mujeres somos personas, unidades valiosas en sí mismas, sin grado de relevancia. “Lo humano no es femenino ni masculino, sino que se necesita de la ayuda mutua de los dos.”[2] Al reconocer la importancia de la diferencia de los varones y de las mujeres a favor de una construcción positiva dentro de la familia o bien el ámbito empresarial, la complementariedad busca algo más importante: la igualdad de oportunidades para ambos sexos. No basta con reconocer las diferencias sin más, el ser complementarios o buscar la complementariedad, implica aspirar a la igualdad. Este punto puede generar confusiones, no obstante, buscar la igualdad no representa borrar las diferencias entre varones y mujeres, por el contrario, se trata de asumir la unidad en la diversidad. Un ejemplo muy claro de esto es reconocer que todos somos diferentes unos de otros, no hay dos personas iguales en el mundo, pero al mismo tiempo somos iguales pues somos parte de la humanidad. El propósito es buscar la igualdad en la diferencia, en las capacidades únicas que cada varón y mujer aporta a lo social, familiar y empresarial. Esto se traduce en dos temas necesarios para nuestra sociedad: la riqueza de visiones y posturas bajo un acuerdo de respeto y corresponsabilidad, así como la búsqueda de la igualdad. Un ejemplo en el actual modelo de negocios, es que cada sexo aporta a la organización las habilidades intrínsecas propias y connaturales. Los varones suelen tener más habilidad para las tareas abstractas y analíticas, mientras que las mujeres suelen ser más empáticas, solidarias y buenas en el trato personal. De manera sintética las mujeres se encuentran más ancladas a la realidad. Esto no significa que no existan mujeres con enormes habilidades para analizar el desempeño financiero de una empresa o para crear un mundo de ficción en una novela. La complementariedad no busca encerrar en estereotipos a varones y mujeres, cada individuo posee cualidades únicas independientemente de su sexo. Algunos autores tratan de hacer un mapa que sirva de referencia para distinguir valores o cualidades femeninas y masculinas. La idea de estos mapas es resaltar lo complementario entre cada uno de ellos. Veamos lo que Jesús Ballesteros y Blanca Castillo[3] presentan como un listado de valores de complementariedad:
MASCULINIDAD FEMINIDAD
Exactitud Analogía
Competencia Cooperación
Análisis Síntesis
Discurso Intuición
Invertir Mantener (cuidar)
Cuantitativo Cualitativo
Lo importante de este breve listado, es notar que gracias a estos parámetros podemos en nuestro ámbito personal o laboral, buscar la complementariedad de ambos sexos. Las soluciones a las diferencias no están en delimitar o cerrar la experiencia del otro a creencias preestablecidas, sino aprender de los demás y crecer todos humanamente. El ser humano es femenino o masculino, y sólo en esta comunión se habla de un ser humano completo. El reto se encuentra en adaptar las estructuras sociales a los modos y maneras de actuar, dando lugar a la complementariedad de géneros. La complementariedad se sustenta en la cooperación, en donde mujeres y hombres, buscan la misma realización personal y profesional. Fuentes Debeljuh, Patricia. Varón + mujer complementariedad. Buenos Aires: LID Editorial Empresarial, 2013. Idrovo Carlier, Sandra; Bernal González María Del Carmen; Debeljuh Patricia. El lado femenino del poder. 1a edición. Buenos Aires: LID Editorial Empresarial, 2015. Torres Velázquez Laura Evelia, garrido Garduño Adriana, reyes Luna Adriana, ortega Silva Patricia. (2008) Responsabilidades en la crianza de los hijos. Universidad Nacional Autónoma de México. [1] Carlos Goñi: Lo femenino: género y diferencia, EUNSA, Pamplona, 2008, p.26. [2] Patricia Debeljuh: Varón+mujer complementariedad, LID editorial, Madrid, 2013, p.94. [3] Citado por Patricia Debeljuh, Varón + mujer complementariedad. Buenos Aires: LID Editorial Empresarial, 2013,pp. 97 y 98.

¿Encontraste útil este artículo?

Comparte en redes sociales

Artículos relacionados

Alternativas sustentables para gasolineras
alternativs-sustentables
Mente Digital
6 febrero, 2017
Para contribuir con la sustentabilidad, es fundamental que las gasolineras promuevan acciones como el ahorro de energía en sus establecimientos. ...

Colaboradores: